--LuN@ y L!Nk--

jueves, octubre 05, 2006

Oh mujeres tan divinas (o regateo divino)

Después de que Dios creó al mundo y a Adán, notó que este se veía muy solitario y decidió ayudarlo.

- "Hijo mío, he notado que te ves solitario y he decidido ayudarte"

(ven les dije)

- "Padre, ¿Qué es lo que harás por este humilde ciervo?"

- "He decidido hacerte una mujer. Ella te amará, cocinará para ti, será tierna, dulce, comprensiva y te entenderá"

- "Ay Dios, que misericordioso, pero ¿Que pedirás a cambio de tan grandiosa compañera?"

- "Tendrás que darme un brazo y las dos piernas"

Después de meditarlo un poco Adán responde:

- "¿Qué me das por una costilla?"

5 Comments:

Publicar un comentario

<< Home